Nuestra genética tiene un impacto en lo que somos. Tu genoma contiene información clave; analizarla puede ayudarte a personalizar tu nutrición y mejorar tu calidad de vida.